Olvídate del botón para llamar a la enfermera. Un dispositivo que usa IA adherido a tu pecho permite que controlen tus signos a distancia


Houston, Texas. – Los pacientes internados en el Hospital Metodista de Houston llevan adherido al pecho un dispositivo de monitoreo del tamaño de medio billete, desempeñando sin saberlo un papel en el uso cada vez más frecuente de la inteligencia artificial (IA) en la atención médica.

Este delgado dispositivo, que funciona con baterías, se llama BioButton y registra los signos vitales de los pacientes, incluidas la temperatura, y las frecuencias cardíaca y respiratoria. Esos informes se envían —de manera inalámbrica— al personal de enfermería, que puede estar tanto en la sala de control del hospital, que funciona las 24 horas, como en sus propias casas.

El software del dispositivo utiliza la IA para analizar la abrumadora cantidad de datos que registra, y también para detectar señales que indiquen que la salud del paciente está empeorando.

Autoridades del hospital afirman que desde comenzaron a usarlo el año pasado, el BioButton ha mejorado la calidad de la atención y reducido la carga de trabajo de las enfermeras.

“Como detectamos las cosas antes, a los pacientes les va mejor, ya que no tenemos que esperar a que el equipo de cabecera se dé cuenta si algo anda mal”, dijo Sarah Pletcher, vicepresidenta del sistema en Houston.

“Sin embargo, algunas enfermeras temen que esta tecnología termine sustituyéndolas en lugar de respaldar su trabajo, lo que podría perjudicar a los enfermos. El Hospital Metodista de Houston, uno de los muchos hospitales estadounidenses que emplean el BioButton, es el primero en utilizar este dispositivo para monitorear a todos sus pacientes excepto los que están en cuidados intensivos”, explicó Pletcher.

“Existe una publicidad engañosa y exagerada que afirma que estos dispositivos proporcionan cuidados a gran escala con menores costos laborales”, afirmó Michelle Mahon, enfermera titulada y directora adjunta de National Nurses United, el mayor sindicato del personal de enfermería del país. “Esta tendencia nos parece preocupante”, añadió.

La implementación del BioButton es uno de los ejemplos más recientes del modo en que los hospitales utilizan la tecnología con el fin, por un lado, de optimizar la eficiencia y, por el otro, de hacer frente a la escasez de enfermeras, un problema que se ha agudizado con el tiempo.

Sin embargo, esa transición ha generado otras preocupaciones, entre ellas el uso de IA para operar el dispositivo. Las encuestas muestran que el público desconfía de que los proveedores de salud dependan de la IA para atender a los pacientes.

En diciembre de 2022, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó el uso del BioButton en pacientes adultos siempre que no estuvieran en terapia intensiva. Es una de las muchas herramientas de IA que ahora se usan en los hospitales para resolver un gran número de tareas, como por ejemplo interpretar los resultados de diagnósticos por imagen.

El BioButton, un dispositivo de seguimiento, se utiliza en decenas de hospitales que emplean inteligencia artificial para analizar los signos vitales de los pacientes. (Phil Galewitz/KFF Health News)

NursingAI 03
El Hospital Metodista de Houston, a sólo unas millas al sur del centro de la ciudad, está ubicado en medio de un complejo médico gigante que incluye varios hospitales. (Phil Galewitz/KFF Health News)

En 2023, el presidente Joe Biden le encargó al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) la formulación de un plan para regular el uso hospitalario de la IA que incluyera la recopilación de informes de pacientes perjudicados por su uso.

James Mault es el director general de BioIntelliSense, la empresa que desarrolló el BioButton. Desde su sede en Golden, Colorado, Mault afirma que este dispositivo supone un enorme avance si se lo compara con el trabajo tradicional de las enfermeras, que iban varias veces al día a las habitaciones para monitorear los signos vitales de los pacientes.

“Con la IA hemos pasado de preguntarnos ‘¿por qué este paciente empeoró repentinamente?’ a decir ‘podemos prevenir la crisis antes de que se produzca e intervenir adecuadamente’”, afirma Mault.

El BioButton se pega a la piel mediante un adhesivo, es resistente al agua y su batería tiene una vida útil de hasta 30 días. La empresa asegura que el pequeño dispositivo, que permite que los profesionales detecten rápidamente el deterioro de la salud a partir del registro de más de un millar de mediciones diarias por persona, se ha utilizado en más de 80,000 pacientes hospitalizados en todo el país durante el último año.

Los hospitales le pagan a BioIntelliSense una cuota anual por los dispositivos y el software.

Las autoridades del Hospital Metodista de Houston no quisieron revelar cuánto paga la institución por esta tecnología, aunque Pletcher dijo que la suma equivale a menos de una taza de café al día por paciente.

Para un sistema hospitalario que atiende a miles de personas simultáneamente —el Metodista, en sus ocho hospitales del área de Houston, tiene 2,653 camas fuera de la UCI—, esa inversión podría traducirse en millones de dólares al año. Sin embargo, los directivos del hospital aseguraron que no hubo ningún cambio en la dotación del personal de enfermería por la implementación del BioButton ni tienen previsto que lo vaya a haber.

Una mañana reciente unas, 15 enfermeras y técnicos en uniforme estaban sentados en el centro de control de monitoreo virtual del hospital frente a grandes monitores. Allí veían el estado de salud de cientos de pacientes.

Una marca roja junto al nombre de uno de esos pacientes indicaba que el software de IA había detectado una tendencia fuera de lo normal. Los profesionales pudieron, entonces, hacer clic en el historial médico de ese paciente y comprobar cómo habían sido sus signos vitales a lo largo del tiempo así como otros antecedentes médicos.

NursingAI 04 resized1
Un enfermero en la unidad de cuidados intensivos virtual del Hospital Metodista de Houston monitorea a los pacientes desde lejos. Las enfermeras pueden realizar un seguimiento de decenas de pacientes utilizando tecnología que les ayuda a complementar la atención en el cuarto. (Phil Galewitz/KFF Health News)

NursingAI 05 resized
Sarah Pletcher, vicepresidenta de sistemas de Hospital Metodista de Houston, en la unidad de cuidados intensivos virtual del hospital, que opera las 24 horas, en donde las enfermeras y técnicos monitorean los signos de los pacientes. (Phil Galewitz/KFF Health News)

Estas “enfermeras virtuales”, por así decirlo, pudieron ponerse en contacto con las enfermeras de planta por teléfono o por correo electrónico, e incluso hacer una videollamada directamente a la habitación del paciente.

Nutanben Gandhi, una técnica que esa mañana vigilaba a 446 pacientes en su monitor, dijo que cuando recibe una alerta consulta el historial médico de esa persona para ver si la anomalía puede explicarse fácilmente por su situación de salud o si es preciso que se ponga en contacto con las enfermeras de planta que la atienden en la sala.

En muchas ocasiones, el llamado de atención puede ignorarse. Pero identificar signos de deterioro de la salud puede ser difícil, afirma Steve Klahn, director clínico de Medicina Virtual del Metodista de Houston. “Estamos buscando una aguja en un pajar”, explica.

Donald Eustes, de 65 años, ingresó al hospital en marzo para someterse a un tratamiento contra el cáncer de próstata pero allí le detectaron un accidente cerebrovascular. Está contento de llevar el BioButton.

“Nunca se sabe lo que nos puede pasar, y tener un conjunto de ojos extra observándonos es algo bueno”, reflexionó desde la cama del hospital. Después que le explicaron que el dispositivo utiliza IA, este hombre de Montgomery, Texas, dijo que no tiene ningún problema en que esta tecnología ayude a su equipo médico. “Parece un buen uso de la inteligencia artificial”, opinó.

Tanto los pacientes como el personal de enfermería se benefician de un monitoreo a distancia como el que realiza el BioButton, aseguró Pletcher.

También contó que el hospital ha colocado pequeñas cámaras y micrófonos en el interior de todas las habitaciones, lo que habilita a las enfermeras del centro de monitoreo a comunicarse con los pacientes y colaborar en ciertas tareas como las admisiones y las instrucciones de alta. “Los pacientes pueden incluir a sus familiares en las llamadas a distancia con el personal de enfermería o el equipo médico”, agregó.

La tecnología virtual libera a los enfermeros de guardia de modo que puedan prestar una ayuda más directa, como colocar una vía intravenosa, explicó Pletcher. Con el BioButton, las enfermeras pueden espaciar el control de los signos vitales y realizarlo cada ocho horas en lugar de cada cuatro, como lo hacían habitualmente, explicó.

Pletcher sostiene que el dispositivo reduce el estrés que genera en las enfermeras el monitoreo de los pacientes y permite que algunas trabajen con horarios más flexibles porque la atención virtual también puede hacerse desde sus propias casas. En última instancia, esto ayuda a retener al personal de enfermería, no lo ahuyenta, dijo.

Sheeba Roy, jefa de enfermería del Metodista de Houston, dijo que, sin embargo, a algunos miembros del personal de enfermería los ponía nerviosos depender del dispositivo y no comprobar ellos mismos los signos vitales de los pacientes con tanta frecuencia. Pero las pruebas han demostrado que el dispositivo proporciona información precisa.

“Cuando lo pusimos en marcha, al personal le encantó”, afirma Roy.

Serena Bumpus, directora ejecutiva de la Asociación de Enfermeras de Texas, dijo que su preocupación ante cualquier innovación tecnológica es que pueda ser más gravosa para las enfermeras y quitarles tiempo con los pacientes.

“Tenemos que estar muy atentos para asegurarnos de que no nos estamos apoyando en esta tecnología para sustituir la capacidad de las enfermeras de pensar críticamente, de evaluar a los pacientes y para que puedan corroborar que lo que este dispositivo está informando es lo correcto”, advirtió Bumpus.

Este año, el Hospital Metodista de Houston tiene previsto enviar a los pacientes a su casa con el BioButton para que el hospital pueda efectuar un mejor seguimiento de su evolución en las semanas posteriores al alta, medir su calidad de sueño y comprobar la estabilidad con la que se mueven y caminan.

“No vamos a necesitar menos enfermeras en la atención sanitaria, pero nuestros recursos son limitados y debemos utilizarlos de la forma más inteligente posible”, dijo Pletcher.

“Si tenemos en cuenta la demanda proyectada y los recursos con los que realmente contamos, ya sabemos que no serán suficientes para satisfacerla, así que todo lo que podamos hacer para devolverles tiempo a las enfermeras es beneficioso”, concluyó.





Source link

About The Author

Scroll to Top